El domingo 31 de julio, después de la celebración de la eucaristía en la iglesia de La Encarnación, se presentó a todos los fieles de Bailén, en el salón de actos de la Casa de la Cultura, el elenco de actividades programadas de cara a la coronación diocesana de la Virgen de Zocueca, que tendrá lugar el sábado 6 de mayo de 2017. Los actos programados se enmarcan en los tres ámbitos de la vida de la iglesia: la evangelización y formación cristiana, la celebración de la fe, y la caridad. Hay también algunos actos de tipo cultural. La pretensión de todos estos actos es que el pueblo de Bailén crezca en la fe y en la caridad, en el conocimiento de Jesús y en el amor a su Madre, que aquí se venera bajo la advocación de Zocueca.

¿En que consiste el rito de la coronación de una imagen de la Virgen María?

Cuando hablamos de una coronación, lo estamos haciendo de un reconocimiento que la Iglesia concede a imágenes de la Santísima Virgen cuya devoción se ha extendido a un amplio sector de población, siendo esta devoción palpable y continuada en el tiempo desde sus orígenes hasta nuestros días.

La representación de María como Reina en la iconografía cristiana

La costumbre de coronar imágenes marianas ha cobrado un cierto auge en nuestros días, como manifestación de piedad popular y de reconocimiento a la Madre de Dios. Después de la publicación del “Ritual de la Coronación de una imagen de la Santa María Virgen”, (Ordo latino promulgado en 1981 y Ritual español, aprobado en 1983), muchos fieles han querido expresar su amor a la Virgen realizando este rito, que fue renovado en la liturgia postconciliar.

Si bien el uso de coronar imágenes de la Virgen no se inició hasta el siglo XVI, la atribución a María del título de “Basilissa” o “Reina” pertenece a la tradición milenaria de la Iglesia. Se trata de un apelativo que no se encuentra como tal en la Sagrada Escritura, pero que las primeras generaciones de cristianos aplicaron a María inspirándose en las palabras del ángel, que anuncia que Dios dará al Hijo que va a nacer “el trono de David, su Padre; reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin” (Lc 1,32-33), y en las palabras de santa Isabel, que llama a María “la madre de mi Señor” (Lc 1,43). Pronto la liturgia aplicó también a María las palabras del Salmo 45: “De pie, a tu derecha, está la reina enjoyada con oro de Ofir», que originariamente están referidas a la madre del rey.

reina-adoracion-magos-priscilaPara comprender el rito actual de coronación, debemos remontarnos, como señala el mismo Ritual, a la costumbre de representar a santa María ceñida con una corona regia. Es un tema que se insinúa ya en las catacumbas romanas, cuando se representa la adoración de los magos, una de las escenas más difundidas en el paleocristiano. En una de las más antiguas representaciones de la Madre de Dios, que está en las catacumbas de Priscila y se remonta a fines del siglo II, santa María se presenta sentada majestuosamente ofreciendo a su Hijo y llevando un tocado similar a las emperatrices de la época. En los siglos III y IV es común representarla majestuosamente sentada, siempre con su Hijo en los brazos y con más personajes a los lados.

reina-santa-maria-mayorA partir del Concilio de Éfeso (431) se incrementa el culto a María y, como consecuencia, en las pinturas se va aislando el grupo de la Madre con el hijo. En las catacumbas de Comodila encontramos una pintura votiva, datada en 528, que representa a María sentada en un trono con el Niño en sus brazos y con varios santos mártires a los lados. En el oriente, por su parte, se desarrolla el icono de María como “Theotokos” (Madre de Dios), inspirado frecuentemente en el vasto ceremonial de la corte bizantina y en el modo de vestir la emperatriz («Basilissa»).

Un testimonio de gran valor son los mosaicos de la nave central de la Basílica de santa María la Mayor, del siglo V. En ellos se representa a María, en la anunciación, al modo de una emperatriz, adornada con diadema y piedras preciosas, y rodeada de ángeles. También en el panel de la adoración María aparece aparte, sentada en un enorme trono.

reina-santa-maria-mayor-2Durante la Edad Media se produjo un desarrollo importante de la veneración de María como Reina, lo que tendrá reflejo en el arte, que comienza a representar la coronación de María, y en la plegaria, que se dirige a ella con el canto del “Salve Regina” y el “Regina coeli”. En los siglos XII y XIII se desarrolla en occidente la escena de la coronación de María por Cristo. Es un tema desconocido en oriente, que aunque representa a María con una corona, no desarrolla el tema de la coronación. En occidente, sin embargo, es un tema que gozó de gran popularidad. Una de las primeras representaciones la tenemos en el centro del ábside de santa María in Trastevere, mandado realizar por Inocencio II (1130-1143). Se representa la entronización de la Virgen, colocada en el mismo trono que su Hijo, el cual la abraza tiernamente. La escena se inspira en el Cantar de los Cantares. La Virgen aparece coronada como una emperatriz y vestida ricamente, adornada de joyas. La misma escena se representa un siglo después en el mosaico del ábside de santa María la Mayor que fue mandado ejecutar por el Papa Nicolás IV (1288-1292). Jesucristo y la Virgen están sentados en un trono en el centro de una mandorla, decorada con las estrellas, el sol y la luna. Jesús está realizando el gesto de poner una corona gemada en la cabeza de la Madre. A los lados aparecen ángeles arrodillados.

reina-velazquezEn general, durante la Edad Media y el primer renacimiento la Virgen es coronada por Cristo. Así la representan en el siglo XV Lorenzo Monaco o Fra Angelico. A partir del siglo XV aparece la Virgen coronada por la Trinidad, con el Padre a la derecha del espectador, el Hijo a la derecha del Padre y el Espíritu Santo en una posición central, figurado simbólicamente como una paloma. Durante el siglo XVI será el modo de representación dominante en el arte europeo. Éste es el modelo que usaron El Greco (1591) y Velázquez (ca. 1640), que, ya en el barroco, convierte la corona en una diadema de rosas.

Orígenes del rito de coronación de una imagen de la Virgen

El Rito de coronación no es un rito antiguo. Como se dice en los Prenotandos del Ritual, “la costumbre de coronar las imágenes de santa María Virgen fue propagada en Occidente por los fieles, religiosos o laicos, sobre todo desde finales del siglo XVI y sólo en el siglo XIX quedó incorporado al Pontifical Romano.»

El iniciador de la costumbre de coronar imágenes de la Virgen fue el capuchino fray Jerónimo Paolucci de Calboli da Forli (1552-1620). El contexto era la predicación a las masas populares, tan frecuente en la época postridentina, de la que es un buen ejemplo san Lorenzo de Brindis (1559-1619). Al finalizar un periodo de predicaciones, fray Jerónimo coronaba aquellas imágenes de la Virgen que más veneraban los fieles.

La intervención del Cabildo Vaticano supuso que las coronaciones pasaran al ámbito de vigilancia y acción de los Romanos Pontífices. El Capítulo compuso a finales del siglo XVII un “Ordo servandus” para las coronaciones. A finales del siglo XIX la Congregación de Ritos promulgó un Ordo (29 de marzo de 1897) basado en el que tenía el Capítulo Vaticano y lo incorporó como apéndice al Pontificale Romanum.

Los Papas favorecieron esta costumbre de coronar imágenes de la Virgen, coronando personalmente o mediante legados algunas imágenes. Una de las primeras coronaciones papales fue el 3 de mayo de 1782, en que Pío VI coronó a santa María del Popolo en la Catedral de Cesena.

En el año 1954, como conclusión de año mariano que celebraba el centenario del dogma de la Inmaculada, el Papa Pío XII promulgó la Encíclica “Ad coeli reginam”, en la que instituía la fiesta de santa María Reina. En esta Encíclica, el Papa resume así la actividad pontificia: “Los Romanos Pontífices, favoreciendo a esta devoción del pueblo cristiano, coronaron frecuentemente con la diadema, ya por sus propias manos, ya por medio de Legados pontificios, las imágenes de la Virgen Madre de Dios, insignes tradicionalmente en la pública devoción. El mismo Papa acompañó la doctrina de la encíclica con el gesto de coronar la imagen de santa María “Salus Populi Romani” el día 1 de noviembre de 1954.

El rito postconciliar de coronación

El actual Ritual, publicado el 25 de marzo de 1981, es fruto del deseo de armonizar un rito que contaba ya con tres siglos de existencia, con la teología y, sobre todo, la renovada mariología del Concilio Vaticano II. En el decreto de aprobación se explica que se ha revisado el rito “con el fin de acomodarlo a la índole y normas de la liturgia reformada y para que exprese más plenamente el sentido e importancia de la coronación de imágenes de la santísima Virgen María.

El nuevo Ritual contempla tres ámbitos celebrativos para realizar la coronación: unida a la celebración eucarística, unida a vísperas y en una celebración de la palabra. La manera más propia de realizar la coronación es dentro de la celebración eucarística. Mientras los rituales anteriores situaban la celebración bien antes o bien después de la santa Misa, el Ritual actual la sitúa dentro de la Misa, después del Evangelio.

El núcleo de la coronación es la plegaria de acción de gracias y bendición, que es un texto de nueva composición. En lugar de bendecir las coronas –como se hacía en el antiguo rito– se bendice a Dios, se le da gracias y se le invoca en un texto de profundas resonancias bíblicas.

El rito de coronación, expresión de fe en la realeza de María

Se dice en los Prenotandos del Ritual que el rito de coronación es una manera de reafirmar que santa María es tenida e invocada, con razón, como Reina. En este punto el Ritual hace una valiosa síntesis de las razones teológicas de la realeza de María, que resume en cuatro motivos, los cuales contemplan el misterio de María en diversas dimensiones. Es una síntesis inspirada en la Encíclica “Ad Coeli Reginam”, de Pío XII, y en la doctrina del capítulo VIII de la “Lumen Gentium” del Vaticano II. Transcribimos literalmente lo que el citado documento afirma.

Con este rito reafirma la Iglesia que santa María Virgen con razón es tenida e invocada como Reina, ya que es:

a) Madre del Hijo de Dios y Rey mesiánico: María, en efecto, es Madre de Cristo, el Verbo encarnado, por medio del cual «fueron creadas todas las cosas: celestes y terrestres, visibles e invisibles, Tronos, Dominaciones, Principados, Potestades»; Madre del Hijo de David, acerca del cual dijo el ángel con palabras proféticas: «Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin»; de ahí que Isabel, llena del Espíritu Santo, saludó a la santísima Virgen, que llevaba a Cristo en su seno, como «Madre del Señor».
b) Es colaboradora augusta del Redentor: pues la santísima Virgen, como nueva Eva, por eterno designio de Dios, tuvo una relevante participación en la obra salvadora con la que Cristo Jesús, nuevo Adán, nos redimió y nos adquirió para sí, no con oro y plata efímeros, sino a precio de su sangre, e hizo de nosotros un reino para nuestro Dios.
c) Es perfecta discípula de Cristo: la Virgen de Nazaret, dando su asentimiento al plan divino, avanzando en su peregrinación de fe, escuchando y guardando la Palabra de Dios, manteniéndose fielmente unida a su Hijo hasta la cruz, perseverando en la oración con la Iglesia, intensificando su amor a Dios, se hizo digna, de modo eminente, de «la corona merecida», «la corona de la vida», «la corona de gloria» prometida a los fieles discípulos de Cristo; y por ello, «terminado el decurso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial y fue ensalzada por el Señor como Reina universal, con el fin de que se asemejase de forma más plena a su Hijo, Señor de señores y vencedor del pecado y de la muerte».
d) Es miembro supereminente de la Iglesia: esclava del Señor, que fue coronamiento del antiguo Israel y aurora santa del nuevo pueblo de Dios, María es «la parte mayor, la parte mejor, la parte principal y más selecta» de la Iglesia; bendita entre las mujeres, por el singular ministerio a ella encomendado para con Cristo y  todos los miembros de su Cuerpo místico, como también por la riqueza de virtudes y la plenitud de gracia, María sobresale entre la raza elegida, el sacerdocio real, la nación consagrada, que es la Iglesia; y por ello con toda justicia es invocada como Señora de los hombres y de los ángeles y como Reina de todos los santos. Y la gloria de la santísima Virgen, hija de Adán y hermana de los hombres, no sólo honra al pueblo de Dios sino que ennoblece a todo el género humano.

Tipos de coronación

La reforma llevada a cabo bajo el pontificado de San Juan Pablo II en 1981 permitirá a los obispos diocesanos la facultad de conceder la Coronación a aquellas imágenes que sean merecedoras de tal gracia y que pertenezcan a su jurisdicción diocesana.
A partir de la mencionada reforma, en función de la autoridad que conceda la coronación se establecen tres tipos:
Coronación Pontificia: concedida por el Papa, normalmente a imágenes cuya devoción excede los límites de una diócesis.
Coronación Diocesana: concedida por el Obispo de la diócesis.
Coronación Litúrgica: otorgada por cualquier sacerdote a una imagen que se venera en los límites de la parroquia.

Requisitos para la coronación

Los requisitos mínimos que debe de reunir cualquier imagen para que pueda ser postulada a la Coronación son los siguientes:

  1. Corresponde al obispo de la diócesis, juntamente con la comunidad local, juzgar sobre la oportunidad de coronar una imagen de la Virgen.
  2. Es preciso que la imagen, por la gran devoción de los fieles, goce de popularidad, de tal modo que el lugar donde se venera haya llegado a ser la sede y como el centro de un genuino culto litúrgico y de activo apostolado.
  3. Antes de llevar a efecto la Coronación, se debe planificar exhaustivamente un plan de formación que predisponga a los fieles a vivir ese momento desde el verdadero significado que tiene, para así obtener los beneficios espirituales que se esperan de un acontecimiento de esta categoría. Este camino de preparación se basa en tres pilares fundamentales: CARIDAD, EVANGELIZACIÓN y CULTO.

La programación de los actos previos a la coronación de la Virgen de Zocueca

 1. Actividades dentro del ámbito de la evangelización

Seis charlas que versan sobre la figura de María, que tendrán lugar un viernes al mes, desde octubre a marzo:
María, la Inmaculada.
María, la creyente.
María, la madre de Dios.
María, la discípula.
María, en la obra de la redención.
María, asunta al cielo.

Asambleas cristianas en las casas durante el tiempo de adviento primero, y después durante el tiempo de cuaresma. En ellas María será acompañante de los fieles reunidos en oración en torno a la sagrada Escritura, como acompañó a los discípulos en la iglesia naciente.

2. Actividades dentro del ámbito de la celebración de la fe

Sabatina cada último domingo de mes, en La Encarnación. Se reza el rosario antes de la eucaristía y después de la misma se canta la salve ante la imagen de la Virgen.

Triduo, fiesta y procesión en torno al día del voto del 5 de agosto.

Novena y romería a final de septiembre.

Fiesta interparroquial de la Candelaria en La Encarnación, que comenzará con la procesión solemne de entrada a la iglesia con la imagen de la Virgen de Zocueca y terminará con la presentación de los niños ante la imagen de la Virgen.

Culto estacional del 20 al 27 de abril. La imagen de la Virgen de Zocueca se irá trasladando cada día a las iglesias y ermitas de la ciudad y al Colegio Sagrado Corazón, permanecerán en ellos por un día, y recibirá allí el culto de los vecinos de cada barrio y la visita de los niños de los distintos colegios y se celebrara la eucaristía.

Vigilia Mariana la noche del 5 de mayo, víspera de la eucaristía de la coronación, en la iglesia de la coronación.

3. Actividad dentro del ámbito de la caridad

Queremos hacer un gesto significativo de caridad en el que están llamados a participar los fieles de las tres parroquias y los devotos todos de la Virgen de Zocueca. El segundo domingo de febrero, día de Manos Unidas, realizaremos una marcha solidaria desde la iglesia de la Encarnación hasta el santuario de Zocueca, para recaudar fondos para el proyecto de Manos Unidas asignado al arciprestazgo.

4. Actividades dentro del ámbito de la cultura

Del 15 al 29 de enero, la exposición “Ntra. Sra. de Zocueca. Devoción y arte” recogerá imágenes, pinturas y grabados de la Patrona que se guardan en las casas de los fieles bailenenses y que ha alimentado el amor y la devoción a la Virgen durante años. Será en el Museo de la Batalla de Bailén.

El domingo 16 de abril, tendrá lugar el pregón de la coronación y la presentación del himno de la coronación, en la Casa de la Cultura.

Del 2 al 5 de mayo, habrá otra exposición en el museo. Esta vez será de dibujos de los niños, que ilustrarán el tema “Una corona para la Virgen”.

5. La conclusión de todos los actos

El término de este periodo de actos tendrá lugar el día 6 de mayo. Tal día, a las 19.30 se trasladará la imagen de la Virgen desde La Encarnación hasta el Paseo de las Palmeras, donde se celebrará la eucaristía de la coronación. Después de la misma tendrá lugar la procesión solemne de Santa María de Zocueca coronada de regreso a la iglesia de la Encarnación.

Calendario completo de actos a realizar con motivo de la coronación de Nuestra Señora de Zocueca

Martes 2
20.00 Rosario. Triduo de Ntra. Sra. de Zocueca (día 1), en La Encarnación
20.30 Eucaristía, en La Encarnación

Miércoles 3
20.00 Rosario. Triduo de Ntra. Sra. de Zocueca (día 2), en La Encarnación
20.30 Eucaristía, en La Encarnación

Jueves 4
12.00 Repique de campanas, en las tres parroquias
20.00 Rosario. Triduo de Ntra. Sra. de Zocueca (día 3), en La Encarnación
20.30 Eucaristía, en La Encarnación
23.00 Rosario por las calles, desde La Encarnación

Viernes 5
12.00 Eucaristía. Fiesta del Voto, en La Encarnación
21.00 Procesión de Ntra. Sra. de Zocueca, en La Encarnación

Sábado 26
20.00 Rosario, en La Encarnación
20.30 Eucaristía. Oración y canto de la Salve, en La Encarnación

Viernes 16
19.30 Rosario. Novena de Ntra. Sra. de Zocueca (día 1), en La Encarnación
20.00 Eucaristía, en La Encarnación

Sábado 17
19.30 Rosario. Novena de Ntra. Sra. de Zocueca (día 2), en La Encarnación
20.00 Eucaristía, en La Encarnación
21.00 Concierto de la banda de San Juan Evangelista, en el Atrio de La Encarnación

Domingo 18
19.30 Rosario. Novena de Ntra. Sra. de Zocueca (día 3), en La Encarnación
20.00 Eucaristía, en La Encarnación

Lunes 19
19.30 Rosario. Novena de Ntra. Sra. de Zocueca (día 4), en La Encarnación
20.00 Eucaristía, en La Encarnación

Martes 20
19.30 Rosario. Novena de Ntra. Sra. de Zocueca (día 5), en La Encarnación
20.00 Eucaristía, en La Encarnación

Miércoles 21
19.30 Rosario. Novena de Ntra. Sra. de Zocueca (día 6), en La Encarnación
20.00 Eucaristía, en La Encarnación

Jueves 22
19.30 Rosario. Novena de Ntra. Sra. de Zocueca (día 7), en La Encarnación
20.00 Eucaristía, en La Encarnación

Viernes 23
19.30 Rosario. Novena de Ntra. Sra. de Zocueca (día 8), en La Encarnación
20.00 Eucaristía, en La Encarnación

Sábado 24
19.30 Rosario. Novena de Ntra. Sra. de Zocueca (día 9), en La Encarnación
20.00 Eucaristía, en La Encarnación

Domingo 25
06.00 Eucaristía de romeros, en La Encarnación
06.30 Comienza la Romería de Ntra. Sra. de Zocueca, desde La Encarnación
11.00 Eucaristía, en Zocueca
12.00 Procesión de Ntra. Sra. de Zocueca, en Zocueca
18.00 Vísperas y canto de la salve, en Zocueca

Sábado 22
20.00 Rosario, en La Encarnación
20.30 Eucaristía. Oración y canto de la Salve, en La Encarnación

Viernes 28
20.30 Charla: María, la Inmaculada, en el Salón Parroquial de La Encarnación

Viernes 25
20.00 Charla: María, la creyente, en el Salón Parroquial de La Encarnación

Sábado 26
20.00 Rosario, en La Encarnación
20.30 Eucaristía. Oración y canto de la Salve, en La Encarnación

Lunes 28 al domingo 4
Asambleas cristianas en adviento (1), en las casas de familia

Lunes 5 al domingo 11
Asambleas cristianas en adviento (2), en las casas de familia

Lunes 12 al domingo 18
Asambleas cristianas en adviento (3), en las casas de familia

Lunes 19 al domingo 25
Asambleas cristianas en adviento (4), en las casas de familia

Viernes 30
20.00 Charla: María, la Madre de Dios, en el Salón Parroquial de La Encarnación

Sábado 31
20.00 Rosario, en La Encarnación
20.30 Eucaristía. Oración y canto de la Salve, en La Encarnación

Domingo 15 al domingo 29
Exposición: “Ntra. Sra. de Zocueca. Devoción y arte”, en el Museo de la Batalla de Bailén

Viernes 27
20.00 Charla: María, la discípula, en el Salón Parroquial de La Encarnación

Sábado 28
20.00 Rosario, en La Encarnación
20.30 Eucaristía. Oración y canto de la Salve, en La Encarnación

Jueves 2
19.30 Fiesta de la Candelaria. Procesión de entrada solemne por el atrio. Presentación de los niños, en La Encarnación

Domingo 12
10.00 Marcha solidaria de Manos Unidas a Zocueca, desde La Encarnación

Viernes 24
20.00 Charla: María en la obra de la redención, en el Salón Parroquial de La Encarnación

Sábado 25
20.00 Rosario, en La Encarnación
20.30 Eucaristía. Oración y canto de la Salve, en La Encarnación

Lunes 6 al domingo 12
Asambleas cristianas en cuaresma (1), en las casas de familia

Lunes 13 al domingo 19
Asambleas cristianas en cuaresma (2), en las casas de familia

Lunes 20 al domingo 26
Asambleas cristianas en cuaresma (3), en las casas de familia

Lunes 27 al domingo 2
Asambleas cristianas en cuaresma (4), en las casas de familia

Viernes 31
20.30 Charla: María, asunta al cielo, en el Salón de la Encarnación

Lunes 3 al domingo 9
Asambleas cristianas en cuaresma (5), en las casas de familia

Domingo 16
21.00 Pregón de la coronación y presentación del Himno de la coronación, en la Casa de la Cultura

Jueves 20
20.00 Eucaristía y traslado a Ermita de la Limpia y Pura, desde La Encarnación

Viernes 21
Estancia en la ermita de la Limpia y pura: visita y culto de los vecinos
20.00 Eucaristía y traslado a iglesia de El Salvador, desde la ermita de la Limpia y Pura

Sábado 22
Estancia en la iglesia de El Salvador: visita y culto de los vecinos
20.00 Eucaristía y traslado a iglesia de San José Obrero, desde El Salvador

Domingo 23
Estancia en la iglesia San José Obrero: visita y culto de los vecinos
20.00 Eucaristía y traslado a ermita de El Santo Cristo, desde San José Obrero

Lunes 24
Estancia en la ermita de El Santo Cristo: visita y culto de los vecinos
Catequesis con los niños del colegio 19 de Julio, en la ermita
Catequesis con los niños del colegio Pedro Corchado, en la ermita
20.00 Eucaristía y traslado a la ermita de Ntro. Padre. Jesús, desde el Santo Cristo

Martes 25
Estancia en la ermita de Ntro. Padre Jesús: visita y culto de los vecinos
Catequesis con los niños del colegio El Castillo, en la ermita
20.00 Eucaristía y traslado a ermita de La Soledad, desde Ntro. Padre Jesús

Miércoles 26
Estancia en la ermita de La Soledad: visita y culto de los vecinos
Catequesis con los niños del colegio General Castaños, en la ermita
20.00 Eucaristía. Visita al cementerio. Traslado al Colegio Sagrado Corazón, desde La Soledad

Jueves 27
Estancia en el Colegio Sagrado Corazón: visita y culto de alumnos y padres
20.00 Eucaristía y traslado a iglesia de La Encarnación desde el Colegio Sagrado Corazón

Sábado 29
20.00 Rosario, en La Encarnación
20.30 Eucaristía. Oración y canto de la Salve, en La Encarnación

Martes 2 viernes 5
Exposición de dibujo infantil “Una corona para la Virgen”, en el Museo de la Batalla de Bailén

Viernes 5
23.00 Vigilia de oración, en La Encarnación

Sábado 6
19.30 Traslado de Ntra. Sra. de Zocueca al Paseo de Las Palmeras, desde La Encarnación
21.00 Eucaristía de la coronación, en el Paseo de Las Palmeras
22.30 Regreso de Ntra. Sra. de Zocueca a La Encarnación, desde el Paseo Las Palmeras


Díptico con el programa completo de actividadesHaz clic para descargar

 

logo-coronacion