Unas 150 personas nos hemos dado cita el fin de semana pasado en el Seminario Diocesano de Jaén para conocer y recibir entrenamiento Alpha. Más de 120 participantes de 16 Parroquias, un equipo de organización de 23 personas de la Parroquia de San Pedro Poveda de Jaén, un ministerio de música de la Parroquia de Santa Isabel de Jaén y los tres ponentes del Equipo Nacional Alpha.

La mayoría de los participantes eran equipos de las parroquias de las Diócesis que han acudido con sus párrocos: La Encarnación, El Salvador y San José Obrero de Bailén (hemos participado 16 personas de nuestras tres comunidades); San Andrés de Baeza; la Encarnación de Jabalquinto; la Inmaculada y San Pedro Pascual, San Felix de Valois, San Juan y San Pedro y San Pedro Poveda y Santa Isabel de Jaén; la Encarnación de Mancha Real; la Inmaculada de Mengíbar, y la Asunción de Villargordo.

Además, han asistido miembros de algunas Parroquias de otras Diócesis: la Inmaculada Concepción de Adra (Almería); Jesucristo Redentor y Ntra Sra. de la Palma del Puerto de Santa María (Cádiz) y la Parroquia de Daimiel. Por último, también han participado ocho seminaristas mayores de nuestra Diócesis.

El encuentro comenzó a las 18 horas del viernes 1 de diciembre y concluyó el sábado 2 de diciembre a las 20 horas.

Alpha nació en una parroquia anglicana a principios de los años ochenta y comenzó a difundirse a partir de 1991. Pronto llegó a todas las confesiones cristianas, y en la actualidad está presente en 169 países y ha sido traducido a 112 idiomas. Se estima que más de 24 millones de personas han participado en un curso Alpha. En la Iglesia Católica está presente en 65 países, con una presencia muy significativa en Francia, y un creciente auge en Latinoamérica de la mano del CELAM. Alpha es un método de primer anuncio del Evangelio, que se ofrece como instrumento para las comunidades parroquiales que quieren llevar el Evangelio a quienes no lo conocen o a los que, estando bautizados, se alejaron de la fe porque no han tenido una experiencia de encuentro personal con el Señor.