El próximo domingo, 10 de marzo, primero de Cuaresma, por la tarde, tendremos retiro con todas las personas que quieran participar. Este año, la Cuaresma la viviremos en clave de Misión. Para el retiro tomamos pie en la exhortación apostólica de Francisco, Gaudete et Exsultate (Alegraos y Regocijaos), en la que el Papa nos da las claves para vivir la santidad en la vida cotidiana, en la Iglesia y en el mundo en los que nos ha tocado vivir.

Nos reuniremos en la parroquia de La Encarnación para comenzar este tiempo de gracia dedicando un espacio más largo a la oración y a la reflexión personales y comunitarias.

Comenzaremos en el Salón Parroquial a las 17.00 horas. Tendremos dos momentos con un intermedio para tomar café. Y a las 19,00 horas nos trasladaremos a la iglesia para hacer la oración comunitaria ante el Santísimo.

Cada vez va siendo más habitual en muchas poblaciones de la Diócesis que se reúnan los fieles, religiosos y religiosas, y sacerdotes para hacer retiro y dedicarse a la oración más profundamente, de modo especial en los tiempos fuertes del año litúrgico.

¡Anímate y participa!

 

Me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios paciente: a los padres que crían con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa, en los enfermos, en las religiosas ancianas que siguen sonriendo. En esta constancia para seguir adelante día a día, veo la santidad de la Iglesia militante. Esa es muchas veces la santidad «de la puerta de al lado», de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, o, para usar otra expresión, «la clase media de la santidad».
Dejémonos estimular por los signos de santidad que el Señor nos presenta a través de los más humildes miembros de ese pueblo que «participa también de la función profética de Cristo, difundiendo su testimonio vivo sobre todo con la vida de fe y caridad»

Papa Francisco
Gaudete et Exsultate, 7-8