Domingo de Pascua

Llegamos al final de la Semana Santa. Llegamos a la meta. El Señor ha resucitado. La tierra se llena de la misericordia de Dios. ¡Bienvenido a la fiesta!

La noche de la Pascua

¿Cuál es el contenido esencial de la noche de Pascua? La Pascua del Señor, su paso de la muerte a la vida. No se trata de la celebración de la resurrección del Señor sin más adjetivos; es la celebración de la resurrección del Señor que ha sido posible gracias a su cruz y a su muerte. Ésta es una noche de vela en honor del Señor. Los cristianos, tal y como recomienda el Evangelio (Lc 12,35-36), tomamos la misma actitud de los criados que, con las lámparas encendidas, esperan el regreso de su Señor, para que cuando llegue los encuentre en vela y los invite a sentarse en su mesa.
Es una noche de alegría y gozo, por eso nuestra celebración es más festiva, cuajada de cantos y de luz.
Es una noche para recordar las maravillas que Dios ha hecho por nosotros a lo largo de los siglos: la Palabra de Dios ocupa en la celebración un espacio mucho más extenso; a través de los textos de la Escritura recorremos el camino de salvación que Dios ha trazado para los hombres desde la creación hasta la muerte y resurrección de Jesús.
También nosotros participamos de la Pascua de Cristo: es la noche de nuestra Pascua, pues los creyentes, unidos a Cristo, pasamos de la muerte a la vida a través de los sacramentos de la iniciación cristiana: bautismo, confirmación y eucaristía.
La celebración de esta noche no es complicada. Es una eucaristía un poco más larga que las de costumbre, en la que algunos signos han sido resaltados. Repasemos:
a) El Lucernario. Un rito de entrada particularmente festivo. Cristo es nuestra luz, la luz del mundo y nosotros ingresamos en el templo portando un signo de esa luz: un cirio y unas velas encendidas.
b) El pregón pascual, en el que se proclaman la alegría de esta noche, la historia de la salvación y la victoria de Cristo y se anuncia la llegada definitiva de Cristo sobre la tierra.
c) La Liturgia de la Palabra. Esta noche es mucho más prolongada y  hace un recorrido por la historia de salvación contenida en el Antiguo Testamento para desembocar en el anuncio de la resurrección de Cristo y en el sentido que ésta tiene para nosotros.
d) La Liturgia bautismal. El bautismo y la renovación de las promesas bautismales de todos los presentes.
e) La eucaristía.

¡Cristo ha resucitado! ¡Aleluya!, éste es el grito jubiloso que resonará en cada comunidad cristiana hasta el día de Pentecostés; y éste es también el mensaje que nos da fuerza para llevar una vida de fraternidad y de comunión con los demás, de lucha contra la injusticia, de alegría en la pobreza: una vida de resurrección.

La Palabra

En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo:
«Vosotros conocéis lo que sucedió en toda Judea, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicó Juan. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.
Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en la tierra de los judíos y en Jerusalén. A este lo mataron, colgándolo de un madero. Pero Dios lo resucitó al tercer día y le concedió la gracia de manifestarse, no a todo el pueblo, sino a los testigos designados por Dios: a nosotros, que hemos comido y bebido con él después de su resurrección de entre los muertos.
Nos encargó predicar al pueblo, dando solemne testimonio de que Dios lo ha constituido juez de vivos y muertos. De él dan testimonio todos los profetas: que todos los que creen en él reciben, por su nombre, el perdón de los pecados».
(Hechos de los Apóstoles 10,34-43)

Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.
Diga la casa de Israel:
eterna es su misericordia.
«La diestra del Señor es poderosa,
la diestra del Señor es excelsa».
No he de morir, viviré
para contar las hazañas del Señor.
La piedra que desecharon los arquitectos
es ahora la piedra angular.
Es el Señor quien lo ha hecho,
ha sido un milagro patente.
(Salmo 117)

Hermanos:
Si habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde Cristo está sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra.
Porque habéis muerto; y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida vuestra, entonces también vosotros apareceréis gloriosos, juntamente con él.
(Colosenses 3,1-4)

El primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.
Echó a correr y fue donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto».
Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; e, inclinándose, vio los lienzos tendidos; pero no entró.
Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un sitio aparte.
Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.
Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.
(Juan 20,1-9)

Revisión

Éste es tu último examen (por esta Semana Santa). Esperamos que todo te haya ido bien. La pregunta: De los seis personajes representados en las viñetas, algunos no tienen ni la más mínima idea de lo que es el Domingo de resurrección; di cuáles.

09b

Despliega este acordeón para ver la solución

Compartir:

1 comentario en “Domingo de Pascua”

  1. .. menos mal que nos da la soluciones de los examenes … porque ¡ yo muy mal! he suspendido. lo siento. Y la celebramos de este domingo es la Resurrecion del Señor y el comienzo de la nueva historia de la humanidad de Dios.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.