La Cuaresma es un tiempo de conversión y de penitencia. De conversión, porque los cristianos recordamos en este tiempo la necesidad de volver continuamente nuestro corazón a Dios; de penitencia, porque la conversión —la vuelta a Dios y a los hermanos— es costosa, necesita esfuerzo de nuestra parte. Y es tiempo de reconciliación, de ponernos a bien con Dios y de gustar su misericordia para poder llevarla a los otros.

En Bailén tendremos tres celebraciones comunitarias de la reconciliación en la Cuaresma 2018. Serán el lunes 19 de febrero, a las 19.30 horas, en La Encarnación; el lunes 26 de febrero, a las 19.30, en El Salvador; y el lunes 12 de marzo, a la misma hora, en San José Obrero. Si lo prefieres, también podrás aprovechar el marco de las 24 horas con el Señor, que tendremos los día 9 y 10 de marzo en La Encarnación, para acercarte a pedir perdón y a recibir sacramentalmente la misericordia divina.