Jesús María Almagro, que ha ejercido su ministerio de diácono en Bailén durante los últimos meses, en la última etapa de su formación para el ministerio sacerdotal, y que fue ordenado presbítero el pasado domingo en la Catedral de Jaén, junto con su dos compañeros, por D. Amadeo, obispo de la Diócesis, pasará la primera etapa de su ministerio presbiteral sirviendo a los fieles en las parroquias de Bailén, como vicario parroquial de las mismas. Ha sido nombrado también párroco de Santa Catalina de Espeluy.

Los fieles de las tres parroquias de Bailén, de los cuales un nutrido grupo participó en la eucaristía de las ordenaciones en la Catedral, se alegran de poder tenerlo entre ellos y gozar de su bondad y buen hacer.