Domingo de Ramos

¿Quieres entender un poco mejor el Domingo de Ramos? A lo mejor esta reflexión te ayuda.

¿Domingo de Ramos o Ramos de Domingo?

El Domingo de Ramos es fundamentalmente eso: un domingo. Como todos los domingos del año celebramos que Cristo ha vencido a la muerte y que, por su causa, es posible creer en un mundo en el que existan la fraternidad, la justicia, la honradez, la solidaridad, la esperanza, el gozo compartido. Cuando entramos en procesión al templo agitando nuestros ramos, estamos repitiendo un gesto que la gente hizo con Jesús hace veinte siglos; pero algo más que eso. Las palmas y los ramos son signos populares de la victoria, de la fiesta. Y hoy, como entonces, queremos usarlos con Jesús para aclamarlo, para reconocer delante del mundo que él ha vencido y que nosotros venceremos (¡atención a los exaltados y violentos!: nosotros venceremos sobre el odio con amor). El que los ramos estén benditos o no, eso no es lo importante. De hecho, el misal ofrece dos oraciones de bendición para el comienzo de la misa de este día: en la primera de ellas se invoca la bendición de Dios para los ramos, pero también sobre «cuantos vamos a acompañar a Cristo, aclamándolo con cantos»; la segunda se hace sólo sobre los fieles reunidos. No, lo importante no es que los ramos estén benditos, lo importante es que entendamos lo que hacemos con ellos: es decir, proclamamos a través de un gesto, lo mismo que proclamamos al mismo tiempo con nuestros labios: «¡Hosanna en el cielo! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Cristo ha vencido!». Si no entendemos bien esto, corremos el riesgo de que nuestra palma o nuestro ramo de olivo se nos convierta en un recuerdo religioso bendito pero inútil, olvidado en cualquier rincón de la casa.

Queda todavía algo que decir de este domingo: el título que le pone el misal es «Domingo de Ramos en la Pasión del Señor». No es sólo domingo de Ramos. No es sólo el recuerdo de una victoria, así sin más adjetivos. Es el recuerdo de una victoria que se consigue a través del sufrimiento y de la muerte (como todas las victorias de verdad; las que se consiguen de otra manera son victorias falsas). Por inercia a los hombres nos llama la atención lo festivo, la diversión que no nos complica la existencia, el regocijo sin compromiso… Y los cristianos no podemos caer en la tentación de vivir este domingo sólo bajo este prisma (los ramos, la victoria), olvidándonos de la otra cara de la moneda (la pasión). Resumiendo: la pasión, la entrega desinteresada, el compromiso acaban siempre en victoria. O también: La victoria siempre exige pasión. Así lo creemos, porque lo hemos visto hecho vida en Jesús. ¡Vivámoslo también nosotros!

El Evangelio

En aquel tiempo, Jesús caminaba delante de sus discípulos, subiendo hacia Jerusalén. Al acercarse a Betfagé y Betania, junto al monte llamado de los Olivos, mandó a dos discípulos, diciéndoles: «Id a la aldea de enfrente; al entrar en ella, encontraréis un pollino atado, que nadie ha montado nunca. Desatadlo y traedlo. Y si alguien os pregunta: “¿Por qué lo desatáis?”, le diréis así: “El Señor lo necesita”».
Fueron, pues, los enviados y lo encontraron como les había dicho. Mientras desataban el pollino, los dueños les dijeron: «¿Por qué desatáis el pollino?».
Ellos dijeron: «El Señor lo necesita».
Se lo llevaron a Jesús y, después de poner sus mantos sobre el pollino, ayudaron a Jesús a montar sobre él.
Mientras él iba avanzando, extendían sus mantos por el camino. Y, cuando se acercaba ya a la bajada del monte de los Olivos, la multitud de los discípulos, llenos de alegría, comenzaron a alabar a Dios a grandes voces por todos los milagros que habían visto, diciendo: «¡Bendito el rey que viene en nombre del Señor! Paz en el cielo y gloria en las alturas».
Algunos fariseos de entre la gente le dijeron: «Maestro, reprende a tus discípulos».
Y respondiendo, dijo: «Os digo que, si estos callan, gritarán las piedras».
(Lucas 19,28-49)

Revisión

Aquí hemos puesto como título «revisión» para que no te asustes, pero se trata de un verdadero examen. Cada día tendrás que sufrir uno. Las revisiones son un poco en broma, pero muy en serio. Cuidado, no vayas a ser suspendido, porque estos exámenes son mucho más importantes que los del colegio, la universidad o las oposiciones. Las soluciones las encontrarás siempre en el acordeón desplegable de la parte de abajo de la página, pero no las mires hasta haber intentado responder por todos los medios a las preguntas que se te formulan.

01b

Esta es la pregunta para hoy: Elige; ¿con qué te quedas? ¿con la gloria o con la pasión?

Despliega este acordeón para ver la solución

Compartir:

1 comentario en “Domingo de Ramos”

  1. ¡Aaaah! Se me ocurre unas ideas de carpintería :
    ¿Podriamos hacer «Un podium hecho con maderas de las cruces», que antes has tenido la suerte de llevar con amor misericordioso ?
    ¿ Y cuando te caes y crees que moriras en ese golpe tan duro ? Pues lo mismo en vez de darte un porrazo ruidoso , y al no ser pájaro , en el silencio de la paz ,viene alguien y te recoge entre sus alas, elevandote hasta el más alto podium que se llama resurrección.
    No hay podium merecido sin esfuerzo para llegar a la gloria . El trabajo y el afán son escalones que si pensamos en la meta son signos de alegría pues cada vez estamos más cerca. Cuidado con los traspiés , agárrate con fuerza a la madera con la que construyes tu escalera . Es fácil construirla aunque parezca muy difícil : aceptas una cruz y no te eleves en ella, sólo aceptala y la tumbas hacia la derecha , luego otra cruz y la unes con la anterior volcándola hacia la izquierda , unes las dos con el pegamento más fuerte que existe y es de la marca Amor, también puedes utilizar algunos clavos de la misma marca. Uniendo muchas cruces te saldrá una magnífica escalera que con la fuerza que da una buena porción de oración ingerida a diario tendrás unas piernas fuertes para subir poco a poco al podium victorioso que te dará alas y ramas de laurel para hacerte una corona que lucirás junto a la Luz del Señor.
    ¡Vamos todos! ¡Es posible! Tenemos un gran Maestro carpintero que nos ayuda a construir escaleras con cruces.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.