Camino de Santiago. Lunes 8. De Orense al monasterio de Oseira

Hoy hay que levantarse muy temprano. La etapa que nos toca recorrer es de dificultad alta. Es la más larga de todas, 33 km. Y pesada, hay algunas cuestas arriba: a una de ellas le llaman «la cuesta del diablo». Pero la meta es tremendamente gratificante. Pasaremos la tarde y la noche en el monasterio de Oseira, que es impresionante, y compartiremos un poco la vida y la oración de los monjes; escucharemos su canto y probaremos su licor.

Tema del día: Silencio y compromiso

Los discípulos de Emaús hicieron silencio en el camino. Caminaban juntos, pero callaron. Necesitaban escuchar a Jesús: era él el que tenía que hablar. Si él no hablaba, los acontecimientos de los últimos días —la entrega y muerte de Jesús— eran incomprensibles, y las Escrituras aparecían vacías y estériles.
Hace falta el silencio. Hay demasiado ruido, demasiados ruidos. Necesitamos callarnos y hacer que se callen todos los sonidos que «conectamos» a nuestro alrededor desde el principio del día, porque nos asustan la soledad y el vacío. Porque nos dan susto nuestro desvalimiento y nuestra fragilidad y también —aunque parezca contradictorio reconocerlo— porque nos da vértigo asomarnos a nuestras infinitas capacidad y ansia de eternidad.
Nos asusta el silencio, y por eso lo hemos vaciado: «el silencio es la nada », decimos. Y no es verdad. El silencio es profundo y está lleno. Sólo hace falta callarse, aguantar un poco, esperar y… aprender a disfrutarlo.
El silencio verdadero no nos deja inertes. Nos mueve, nos empuja, nos compromete.
No hay verdadero compromiso, si éste no parte del silencio.
No hay verdadero silencio, si no acaba en compromiso serio.

Para reflexionar en el silencio durante el día

  1. Haz compromiso de realizar una parte del camino de cada día en silencio.
  2. Piensa si dedicas cada día algo de tu tiempo para encontrarte contigo mismo y con Dios; o si, por el contrario tienes tantas actividades y tantos ruidos alrededor que te impiden hacer tal cosa.
  3. ¿Cuáles son los principales «ruidos» de los que tienes que liberarte para que se hace más profunda tu experiencia interior?
Compartir:

2 comentarios en “Camino de Santiago. Lunes 8. De Orense al monasterio de Oseira”

  1. Buenos dias.
    Es preciso el silencio para poder escuchar a Jesus.
    Hoy me comprometoa dedicar mas tiempo a la oracion que antesy os quiero acompañar en este camino ,desde aquí.
    Quiero liberarme de algunos ruidos como mi recriminacion hacia algunas personas ,unas veces con razon y otras sin ella ;esto es un ruido que tengo que liberar porque tengo que saber solucionarlo de otra manera.
    Tengo muchos mas ruidos .
    La respuesta es encontrar el camino en la oracion ,tengo el firme compromiso de ir por rl camino correcto aunque durisimo.

    Buen camino y buen dia.
    Aunque peque de egoista acordaros de mi cuando esteis frente al Santo.

    Responder
  2. El silencio,como el amor,es el gran compromiso con el ahora.
    Dejemos que Dios respire en nuestro interior y esperemos la palabra que brota de dentro.
    2.Al levantarme cuando se despierta uno.
    Justo antes de acostarme es bueno desprender-
    se.La noche es tiempo para nosotros ,nuestro interior se acalla.Hay que ser constantes al
    principio son pequeños instantes luego la constancia serán mayores los momentos.
    3.situaciones negativas nos detienen;si nos comprometemos seremos p erseverantes y lucharemos con todo.Y saber que el presente es nuestra felicidad.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.